¿Por qué regalar arte es siempre una buena idea?

Cómo escoger grabados o pinturas para el salón – ¿Por qué regalar arte es siempre una buena idea?

Cómo escoger grabados o pinturas para el salón - ¿Por qué regalar arte es siempre una buena idea?

Regalar obras de arte es más que un gesto generoso, es una forma única de expresar afecto y aprecio.

El arte tiene el poder de transmitir emociones de una forma sin igual y profunda. Por eso, regalar una obra de arte permite a la persona expresar sus sentimientos de una manera no verbal y que puede durar en el tiempo, estableciendo así una conexión más significativa con el receptor.

Las piezas artísticas pueden evocar recuerdos, inspirar reflexión y fortalecer los lazos emocionales. Si se acerca el cumpleaños de un ser querido, no te vayas por lo tradicional, y dale una agradable sorpresa regalándole una obra de arte.

En este artículo conoceremos algunos tips para escoger esa pieza de regalo que destacará entre todas, además te explicaremos los beneficios de regalar arte.  

Si estás considerando regalar arte a un ser querido, los grabados y pinturas acrílicas son una excelente opción. Su versatilidad y variedad permiten que se adapten a cualquier espacio. Si quieres saber cómo escogerlos para el salón aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a elegir el grabado que encantará a quien lo reciba.  

Estilo y tema

Evalúa el estilo general de la persona a quien darás la obra. Si es moderna, busca grabados y pinturas contemporáneos que reflejen su personalidad. Por el contrario, si es una persona más tradicional y conservadora, opta por clásicos, con colores calmados.

También ten en consideración los temas que le interesan o que complementan la temática del salón de su casa. Pueden ser paisajes, retratos, abstractos, ilustraciones, etc.

Tamaño y proporciones

Si te es posible, haz una visita a su casa y conoce el espacio del salón para que puedas determinar el tamaño disponible en las paredes y así seleccionar la pintura o grabado  que se ajuste al espacio. Evita escoger piezas muy grandes que puedan saturar el espacio.

Paleta de colores

Observa los colores predominantes en la sala. Elige obras  que armonicen con la paleta de colores existente para mantener la cohesión visual en el espacio.

Emoción y significado personal

Si vas a regalar una pieza de arte como el grabado, es primordial que busques uno que tenga un significado personal para quien lo recibe, o que el grabado tenga un mensaje que logre conectarlos.  Pueden ser obras que evocan recuerdos, reflejan intereses o simplemente te inspiran.

Variedad y equilibrio

Introduce variedad en tus selecciones. Puedes combinar diferentes tipos de pinturas  para lograr un equilibrio visual, evitando que la sala se sienta monótona y así lograr un verdadero impacto con el regalo.

¿Dónde comprarlos?

Principalmente en tiendas de enmarcación y decoración, en estos comercios siempre te pueden asesorar al elegir la obra, después de elegirla  ellos te ayudaran a darle una enmarcación especial, dando todo tipo de ideas para enmarcarla con la moldura que mejor vaya con tu estilo, el passepartout e incluso el cristal.

Por supuesto en MARLAY se pueden encontrar una amplia selección de grabados, pinturas acrílicas, monotipos, etd. 

  • Numerosos estudios respaldan los beneficios terapéuticos del arte en la salud mental y emocional.
  • La contemplación de una obra de arte puede reducir el estrés, aumentar la creatividad y mejorar el bienestar general.
  • Al regalar arte, se brinda la oportunidad de proporcionar un regalo que va más allá de lo estético, contribuyendo al bienestar psicológico del receptor.
  • Las obras de arte a menudo son catalizadoras de conversaciones significativas.
  • La cuidadosa elección de una pieza que resuene con la personalidad del receptor demuestra consideración y afecto, convirtiendo el regalo en algo verdaderamente especial.
  • Al regalar arte, se proporciona a la persona la oportunidad de compartir sus pensamientos, interpretaciones y experiencias, creando un espacio para la reflexión conjunta y el intercambio de ideas.

En resumen, regalar una obra de arte es un gesto cargado de significado y beneficios terapéuticos. Al elegir cuidadosamente una pieza que resuene con el destinatario, se crea un regalo que perdura en el tiempo, fomenta la conexión emocional y contribuye al bienestar general.