¿Qué técnicas se usan para la elaboración de grabados?

¿Qué técnicas se usan para la elaboración de grabados?

¿Qué técnicas se usan para la elaboración de grabados?

Cuando se trata de decoración de interiores, hay todo un abanico de opciones para elegir. Estas van desde el papel tapiz, murales hasta las obras gráficas. Estás últimas, de hecho, se han convertido en una tendencia bastante popular. Además, de que resultan bastante amigables con el bolsillo, también son muy originales.

Podríamos decir que en el caso de los grabados de Vicente de Chumilla, las alternativas se adaptan mucho más fácil con los gustos y personalidad de quien las busca. Permiten combinar colores, texturas y diseños, tanto clásicos como vanguardistas.

Técnicas de grabado más populares

Dentro de las técnicas de grabado, obviamente hay algunas más populares que otras. En las siguientes líneas vamos a hablar un poco sobre las más comunes.

Xilografía

Una de las técnicas más usadas y antiguas y se pueden apreciar en los grabados de Vicente de Chumilla. Esta técnica consiste en la impresión pero en relieve. Se realiza sobre una especie de matriz que se hace en madera.

Muchos pueden confundirla con el linóleo. No obstante, aquí la veta puede verse al ser estampada, permitiendo darle un toque extra de belleza a la imagen. Para su creación se pueden usar diferentes tipos de madera. Las más duras siempre serán las recomendadas, tales como el cerezo, boj, peral, entre otros.

En la actualidad, también pueden encontrarse planchas hechas con contrachapado a partir de pino, roble, haya, etc.

Linograbado

También conocido como el arte con planchas de linóleo. Es otro de los más populares, siendo utilizado por grandes exponentes del arte, como el mismísimo Pablo Picasso. Sus obras de linografía en blanco y negro son un verdadero referente.

Al hablar de linograbado, nos referimos a una técnica de impresión con relieve. Por supuesto, viene derivada de la xilografía, aunque aquí el material utilizado es mucho más fácil y suave para cortar que la madera, en este caso, el linóleo.

El linóleo en la mayoría de los casos suele ser de color gris o marrón, donde aplica la tinta y posteriormente se transfiere al papel mediante la técnica de presión.

Aguafuerte

Esta técnica, la del aguafuerte, es considerada como una de las principales indirectas si buscas un grabado calcográfico.

Se realiza mediante la aplicación de barniz (en el pasado era cera) sobre una plancha realizada en metal. Esta puede ser desde cobre, acero, hierro, zinc, latón entre muchos otros. Finalmente, se dibuja sobre esta.

Una vez listo el dibujo, se introduce en un baño ácido que permitirá que el metal corra por las zonas previamente dibujadas.

Cuanto mayor tiempo esté inmerso, mejor resaltarán los surcos más profundos. Esto quiere decir que, al entintar, se depositará más cantidad y las líneas serán más oscuras.

Aguatinta

Esta técnica de grabado por su parte, permite conseguir manchas y efectos pictóricos, pero sin que sean necesarias el entrecruzamiento de líneas.

A pesar de que existen diferentes procedimientos o formas para, el más común consiste en espolvorear y posteriormente fundir resina, en su mayoría de colofonia. Se aplica sobre la superficie de la plancha de madera que permitirá realizar una reserva por puntos.

Una vez que esté fijada, corresponde al mordiente actuar. Dependiendo del tiempo podrán ser tonos mucho más o menos oscuros.

Grabado a buril

El grabado a buril consiste en el procedimiento de grabar sobre una plancha metálica, altamente pulida y casi siempre hecha en cobre o zinc. Hace incisiones bastante profundas con ayuda de una herramienta llamada buril. De ahí su nombre.

Durante el recorrido del buril se van extrayendo limaduras de la plancha. Esto permite que en estos surcos la tinta se deposite, pasando al papel cuando las superficies entren en contacto.